Archivo de la etiqueta: Gastronomía

Melocotones con braguitas

Melocotones con braguitasHace unos días, estaba yo navegando por la red a todo trapo, viento en popa y sin rumbo fijo, cuando de repente topé con la foto que os nuestro, y tanto me llamó la atención que me dispuse a investigar un poco sobre el tema, para ver si la habían hecho para llamar la atención o detrás de ella había una historia que mereciese la pena contar.

Sin necesidad de buscar con mucho ahínco, me encontré con la historia que estaba buscando y que os traigo hoy.

La región de Nanjing en China es famosa por sus melocotones, considerados los más sabrosos del planeta y por su industria textil, así que un buen día, un frutero de esta región, para publicitar su producto tuvo la feliz idea de ponerle bragas a los melocotones que vendía, encargó el diseño y confección de las prendas a un conocido y como se dice en mi tierra, “triunfó como las amapolas”.

Melocotones_con_braguitas_02Tal fue el éxito de esta peculiar campaña publicitaria, que pronto otros muchos fruteros se apuntaron a esta moda (es lo que tienen los chinos, que cosa que ven, cosa que copian…), llegando a convertirse en uno de los productos estrella durante el Festival Qixi, también conocido como el Festival del Séptimo Doble ya que cae el séptimo día del séptimo mes del calendario chino. Vamos, el San Valentín chino.

En la actualidad hay algunas webs que los venden, y si alguno se está planteando comprar una caja para quedar como un señor, que tenga en cuenta que es muy probable que tenga que saber chino para entender lo que pone en la web y mucha sangre fría para decidirse a pagar los 80 dólares que cuesta la caja de nueve melocotones y no es de extrañar que con estos precios, más de uno este pensando que en vez de comérselos sería más lógico mantener relaciones con ellos.

Melocotones_con_braguitas_03Tanto la historia historia como el producto en sí me resultan muy curiosos y originales, pero pagaría por saber lo que se le pasó al frutero por la cabeza, porque es fácil pensar en frases del estilo de “suave como el cultivo de un bebe”, pero tendría que haberles puesto pañales, pero ¿con bragas?… vamos que si nos dejamos llevar por las “gracietillas”, podríamos pensar en frases como “melocotones con sabor a pescado” o “no te comas estos melocotones que les duele la cabeza”, pero mejor no venirse arriba que luego vienen las críticas.

Y dicho esto, ¿aún hay alguien que dude que comprar fruta no puede ser sexy?

Vía: NPC

Ha sido un Fondant

Resulta curioso ver como surgen las cosas. El otro día quedé para comer con una pareja de amigos (a los que voy a dedicar este post) y me enteré de que ella se dedicaba a hacer manualidades con fondant, y ciertamente tenía hechas cosas muy chulas.

Unos días después (y como siempre, sin saber cómo llego a las partes más oscuras de la red), descubrí que esto de hacer cosas con fondant es una práctica muy extendida y hay herramientas, moldes y todo tipo de artilugios para realizar creaciones que luego adornarán tus pinitos en la repostería.

Sigo investigando un poco y una vez más, la raza humana, en un alarde de buen gusto, me demuestra que es capaz de crear algo que me llamó la atención o me golpeó la nuca, no sabría bien identificar ese primer sentimiento que me sobrevino.

En Cake-Supplies Plus.com, podemos adquirir unos moldes para realizar recién nacidos de fondant, por un importe de $13.99. Esto me genera un sentimiento contradictorio, ya que no sé si me da más grima verlo o pensar que me lo pueden dar para que le hinque el diente.

No contentos con mostrar una foto de muy buen gusto en la que el fondant que se ha utilizado para modelar al recién nacido es de color azul, han colgado un vídeo en el que muestra cómo se modela y cómo se le dan los últimos retoques para que parezca más real si cabe.

Bebé de fondant

Existe gran variedad de moldes y si eres más de Amazon, puedes encontrarlos a precios razonables (entre unos 7€ y 16€) y te permiten modelar bebés en diferentes posturas, como este, o estos otros.

Una vez visto esto, me fue imposible quedarme quieto y me puse a buscar cosas sobre la misma temática (en que hora…), para ver de lo que es capaz la gente y la búsqueda resultó fructífera. Si estos pequeños muñecos pueden llegar a generar desasosiego, aquí os dejo otro vídeo de alguien que lo hace a tamaño real. 😯

¡Señores, que eso hay que partirlo para comérselo!

Bebé de fondant

Por último, tenemos que tener en cuenta que antes de que nazca el niño, hay una madre embarazadísima y este hecho de estar en cinta es motivo de celebración. ¡¿Qué mejor forma de celebrarlo que con una tarta que nos recuerde a todos es estado de esta madre?!

Aquí os dejo otro vídeo donde se explica como realizar este suculento pastel que hará saltar las lágrimas a las más sentidas y despertar algún que otro reloj biológico (pero insisto…, ¡que hay que partirlo para comérselo!).

Tarta "preñá" de fondant

En fin, que no tengo yo muy claro, como he podido vivir todos estos años sin este conocimiento y sin haber probado una de estas “délicatesses”.

Engañando al estómago

Celebrities- Ferrán Adrià

En primer lugar, agradecer a un gran amigo que aunque “dice” que nunca lee blogs (gracias por leernos), nos envía estas joyas, que nos permiten hablar de temas bastante serios en clave de humor.

En segundo lugar, comentar para evitar que alguien se sienta ofendido, que no se critica a nadie en concreto. La crítica va directamente enfocada a la tendencia actual gastronómica y por supuesto, entendiendo siempre que es mi opinión (aunque cada vez veo más gente que la comparte). Una vez dicho esto nos metemos en faena.

Fue Miguel de Unamuno el que dijo “el progreso consiste en renovarse”. Esta máxima es aplicable a todos los campos, y la cocina no es una excepción, donde la experimentación sobre nuevos sabores, texturas, etc, etc, etc… hace del arte culinario algo vivo y todo esto está muy bien hasta que empiezan a tomarte el pelo.

Sigue leyendo